BLOG ΓΥΝΑΙΚΩΝ ΑΠΟΦΟΙΤΩΝ ΣΧΟΛΩΝ ΠΛΟΙΑΡΧΩΝ Ε.Ν.

Το χρονικό μιας πειρατείας (από το ημερολόγιο Ισπανού ομήρου)

Αναδημοσιεύουμε από την εφημερίδα της Μαδρίτης EL MUNDO

http://www.elmundo.es/2009/11/22/cronica/21199049.html

το χρονικό της πειρατείας του αλιευτικού σκάφους Αλακράνα.

Το κείμενο είναι στα Ισπανικά. Τυχεροί όσοι τα γνωρίζουν... για τους άλλους υπάρχει πάντα η αυτόματη μετάφραση της google.

Ο λόγος που δημοσιεύουμε το κείμενο έστω και στα Ισπανικά, είναι η αναφορά στην τραγωδία που συνέβη στο ελληνόκτητο πλοίο Αριάνα κατά τη διάρκεια της ομηρείας του από Σομαλούς πειρατές. Δείτε σχετικά την προηγούμενη ανάρτηση του blog:


ALAKRANA DIARIO DEL PATRÓN

«No dejo de pensar en la niña de 12 años que vi cuando me llevaron a otro barco y en la cocinera violada por los piratas»

EL DIARIO DE RICARDO BLACH, PATRÓN DEL ALAKRANA, Y LA TRAGEDIA QUE DESCUBRIÓ EN EL ARIANA


Camino de Seychelles, la libertad. La niña. La veo en mi cabeza. Recuerdo sus ojos azules, apoyada en la ventana. Me duele mucho no haberla traído conmigo. Su madre me suplicó que me la llevara. Le dije que no podía. En su barco, el Ariana, había 12 piratas. En el mío, el Alakrana, 30. La madre [Natalia Loss], esposa del jefe de máquinas, lloraba. «Llévatela», me decía. Desde entonces me miro al espejo y lloro. No dejo de pensar en esa niña, en las mujeres de ese barco. La cocinera estaba embarazada, tras ser violada por los piratas. Negociamos con el armador medicamentos para ella. Cuando los recibimos, Jama Adan [el negociador de los bucaneros] los tiró al agua. Son unos malditos. A esos asesinos sólo les deseo la muerte, les metería veneno en la comida. ¿Qué será de la niña?


[La presencia de esta pequeña en el barco ucraniano es un dato atroz e inédito. No se sabía que estuviera dentro del buque Ariana, el cual lleva más de seis meses retenido por los corsarios. «Tengo la sensación de que nadie nos necesita, como si fuéramos material de desecho», se lamentó Larisa Salinska, la cocinera del barco, que sufrió a bordo del Ariana un aborto que degeneró en una severa hemorragia de la que no pudo ser tratada inmediatamente. «Sangraba como un grifo. Pensaba que iba a morir desangrada», relató la mujer de 39 años al Kyiv Post. Su ma rido, Kons tan tin Krup s ki, ayu dante del capitán, también se encuentra a bordo de la nave con ella. Pese al riesgo, Larisa decidió trabajar mano a mano con su marido debido a los problemas económicos que acucian a la familia desde que se les quemó la casa.]

VIERNES, 2 DE OCTUBRE. Primer día de secuestro. 5:30. «Son piratas, son piratas», es lo último que puedo decir por radio antes de que invadan la cubierta con sus fusiles. Tenemos las redes echadas y no podemos escapar. Puedo enviar un correo electrónico al armador [es un barco ultramoderno con comunicación por satélite y capacidad para estar conectado a internet todo el tiempo]. «Estamos bien. No envíen más emails que estamos a tope», escribo. El barco es asaltado. Los marineros, encarcelados en sus camarotes. Al capitán, Iker Galbarriatu, y a mí nos obligan a dormir en el suelo del puente de mando. Nos cubrimos con una manta. Hace frío y no cierran las puertas. Está muy oscuro.

SÁBADO, 3 DE OCTUBRE. Llamo desesperado por teléfono a la fragata Canarias. Han detenido a dos de los piratas [Abdu Willy y Raagegeesey Adji Haman]. Les digo que si se enteran los líderes de los clanes se va a complicar todo. «El Ministerio de Defensa ya ha divulgado la noticia de la captura», me responden. Les contesto: «Pues la han cagado. Han metido la pata y ahora a ver quién nos saca de aquí».

DOMINGO, 4 DE OCTUBRE. Llamo a Cris tina, mi hija, dos veces. A las 8.30 hora española y a las 12.00.

-Nos tratan bien. Quédate tranquila- le digo.

-Tratan de liberaros. Hacen lo posible. Por favor papá haz todo lo que te digan los piratas. Te quiero- me dice [ella habla desde el domicilio familiar en Pontevedra].

LUNES, 5 DE OCTUBRE. «Hoy se van, podéis llamar a vuestras familias», afirma un pirata. Algo pasa con el pago del rescate. Seguimos aquí.

9 AL 13 DE OCTUBRE. Segunda semana sin libertad. Ya no tengo manta, me la han quitado. Tirito de frío. Saquean los camarotes. Los muebles nuevos de color clarito se van poniendo marrones. El suelo se llena de colillas. Las reservas de alcohol se acaban. De día, nos obligan a estar sentados. Mi única compañía, aparte de los piratas, es el capitán. Charlamos y nos contamos secretos, total no nos entienden. Nos quedamos sin temas muy pronto.

[El 9 de octubre, los responsables de la misión Atalanta, detectan que el Ariana, con bandera de Malta pero de propietarios griegos, se mueve en dirección al Alakrana. Capturado el 2 de mayo, mientras hacía ruta hacia Oriente Medio desde Brasil, casi no tiene fuel. Parte desde el puerto de Hobyo hasta la altura de Haradhere.]

Intento leer. Pero no hay novelas, nada de literatura. Sólo libros náuticos. Específicamente dos sobre la historia del bacalao desde los años 50 hasta la actualidad. Leo 10 páginas y lo dejo.

Cuando están los jefes, los subalternos se ponen farrucos. Nos tratan de someter. Me atan de vez en cuando. No me dejan ducharme. Los jefes piratas tienen el control completo de la situación. Felizmente, sólo vienen al barco de día. De noche regresan a tierra.

[El 12 de octubre llegan a España los dos detenidos. Los corsarios responden y advierten de que no liberarán al Alakrana si antes no regresan a Somalia sus cómplices.]

De noche, el capitán duerme buscando la luz encendida. No quiere estar a oscuras. Se escuda en un rincón. Pienso en mis 59 años y que estaba a dos meses de retirarme. Esta iba a ser mi última marea.

MIÉRCOLES, 14 DE OCTUBRE. Los piratas deciden restringir las conversaciones al mínimo. Nunca estamos solos. Siempre con los secuestradores. Siempre armados. Día y noche. Utilizan kalashnikov, bazucas y pistolas. Se pelean constantemente por nuestras cosas. Dejan las armas en el suelo y se lían a puñetazo limpio.

16 AL 22 DE OCTUBRE. Tercera semana. Quieren presionar al Gobierno. Y destruirnos. Íker, el capitán, ha dejado de probar alimentos. El chaval tiene 29 años -podría ser mi hijo- y está muy disgustado. A los piratas se les escapan los tiros por nada. «Hay que comer», le regaño. Le echo una bronca terrible. Ha adelgazado demasiado. No me dejan ducharme. Estoy sucio. Apesto.

No nos dejan salir del puente de mando. Nos amenazan con fusiles. No nos respetan, tratan mejor al resto de la tripulación, nos humillan. Como ven que está delicado y débil, le maltratan más. No hace falta hacerles nada para que aireen las armas. Un camarero esta barriendo el puente y se acerca demasiado a un pirata. Cuando se da cuenta, ya tiene un arma en la sien.

[20 de octubre. El juez Pedraz envía a un centro de menores al pirata Abdu Willy por no estar comprobado si tenía la mayoría de edad.]

Estos cabrones son de gatillo fácil. Los sonidos de balas nos despiertan. Van drogados hasta las orejas de una mierda de droga que llaman khat. Disparan a las estrellas creyendo que son barcos.

VIERNES, 23 DE OCTUBRE. No tengo más ropa. Me veo obligado a utilizar un pijama. Los piratas se han apoderado de los camarotes de los oficiales. Los han saqueado. Se han llevado hasta mi cepillo de dientes. Sólo me han dejado las perchas.

[El Ariana se ha acercado lo suficiente al área donde está el Alakrana y cuatro naves más. Otro buque secuestrado es el encargado del primer repostaje.]

Vienen y se me quedan mirando. Me escupen en la cara. «Spanish fucking», me dicen. La comida y la cena la tiran al agua.

MARTES, 27 DE OCTUBRE. Me dejan ducharme. Por fin. Observo la pileta de la ducha: negra. Siento el placer del agua limpiándome. Casi me olvido de que estoy encañonado. Pasa un minuto y me gritan que salga. A medio duchar y otra vez arriba. [Los piratas lanzan una grave amenaza: «entregaremos a algunos tripulantes del Alakrana a los familiares de los dos detenidos en España»]. Le doy pena a un pirata porque no tengo ropa. Le roba a uno de sus compañeros para dármela a mí.

UN MES DE SECUESTRO. Nuestra ven ganza. Entre el capitán y yo les ponemos apodos a cada uno de los bucaneros esos. El Cicatriz es uno. Nos trata de impresionar... y lo consigue. Una bala le marca la cara desde la parte alta de la nariz hasta el final de la frente. Tiene otra alojada en la espalda. La he tocado.

Nos ha dado a entender que ha matado a 45 personas. Me enseña una grabación de vídeo de su móvil. Se ve cómo a un tío lo sacan del coche y le disparan a sangre fría.

Ése no es el único personaje. También está El Dedos, porque le faltan tres. O El Barbas, idéntico a Bin Laden. Otro es El Chorizo, porque no para de robar todo, le roba incluso a su gente. El peor es El Jefillo o Hijo de Puta. Nos tortura y humilla. Por él me atan y no me sueltan. Quiero ir al baño y no me dejan. Me meo encima. Se ríen de mí.

[Una carta de Silvia, esposa de Pablo Costas, marinero, muestra el dolor de los familiares... «Gondomar, 2 de noviembre de 2009. ¿Cómo estás mi corazón? Hace ya casi cinco meses que estás fuera de casa y hoy hace un mes que estás en manos de unas personas que la única solución que ven para salir de sus miserias es provocar otra mayor. A estas alturas sólo podemos esperar a que alguien descubra que en esta vida hay algo más importante que los intereses políticos y económicos. A estas alturas sé que ese alguien sólo puede ser Dios así que, a él también le envío esta carta desde el fondo de mi corazón. Te queremos».]

JUEVES, 5 DE NOVIEMBRE. Por la mañana nos sacan a empujones a la cubierta del barco, a proa. Me encuentro con casi todos mis compañeros allí. No los veía desde hace mucho tiempo. El único que no está es el cocinero. Empiezan a dar tiros hacia el palo de proa. Un pirata que porta un lanzagranadas dice: «Es el último día de vuestras vidas». Cuento 30 piratas. Cogen a tres a boleo y los llevan a un bote. Son Antonio Pérez Fernández, electricista [Ribeira, 34 años]; Joaquín Fernández Álvarez, marinero [Baiona, 38 años] y Francisco Valadés de los Santos, primer oficial [Isla Cristina, 38 años]. Nos asustamos. Varios tiemblan de pánico.

Nos vuelven a llevar adentro. No sabemos qué pasará con nuestros amigos. Uno de los líderes viene al puente y nos dice que si España no entrega a los dos piratas que detuvieron, matarán a nuestros tres compañeros. Que el Gobierno español dispone de 72 horas para liberarlos. Si no lo hace, volverá a por otros tres y, cumplido el mismo plazo, también los matará. Nos ordenan llamar y despedirnos de nuestros seres queridos. Sólo cinco, de los 36, no lloran. Esa noche, por primera vez, un líder, El Jefillo, se queda a dormir. Algo gordo prepara.

VIERNES, 6 DE NOVIEMBRE. Más de una semana sin ducharme, dos con el pijama puesto. Suficientes víveres. Poca agua.

SÁBADO, 7 DE NOVIEMBRE. Una de las experiencias más tristes de mi vida. Tomamos contacto con el barco secuestrado Ariana. Dos mujeres y una niña dentro. Nos sirve para saber que hay quien lo está pasando peor que nosotros. La madre de la pequeña suplica que me lleve a su hija. No lo hago. Le damos fruta, pescado, alimentos y las pocas medicinas que tenemos. La cocinera del barco, embarazada por los piratas, tuvo un aborto y esta mal. Necesita tratamiento médico urgente. Tiene una infección grave.

[Las últimas noticias de la tripulación del Ariana son nefastas, informa Daniel Utrilla, corresponsal de EL MUNDO.es en Moscú. «Les supliqué de rodillas que al menos me dejaran sostener una conversación con un doctor. El pirata me dejó hacer dos llamadas telefónicas y dijo que no tendría más ocasiones. Pero no han logrado o querido que un ginecólogo me llame», se quejaba ya en agosto Larisa Salinska, cocinera del barco. La madre de la niña, Natalia, contó entonces que el jefe de los piratas los fustigaba con frases descorazonadoras del tipo: «No hay negociaciones en curso y nadie se preocupa por ustedes». Es verdad. Lleva más de seis meses secuestrado. La mujer perdió al bebé durante el secuestro. No queda claro que el hijo fuese de los piratas. Podría haber embarcado ya embarazada.]

Terminamos de darles combustible y nos fuimos.


MARTES, 10 DE NOVIEMBRE. Se han vuelto más agresivos. Nos escupen en la cara. Los piratas nos toman el pelo. Sobre los que habían bajado a tierra: «Los tratamos tan bien que ya no quieren volver al barco».

FIN. MARTES, 17 DE NOVIEMBRE. Anoche vino mucha gente que nunca antes había estado en el barco. Cuento 63. Llega el dinero y se lo reparten en el salón de oficiales. No vimos llegar el rescate porque nos mandaron a babor y la maniobra se hizo por estribor. Los jefes se van muy rápido. Antes de partir nos advierten sobre unos piratas que no son de su banda y que pueden secuestrarnos de nuevo. El contramaestre y un marinero levantan el ancla. Victoria. Cuando se va el último, ordeno ir a toda velocidad. Llama el maquinista para advertir que se puede parar el motor. «¡Pois que pare!», le digo. Voy a mi cuarto. Destrozado. Sin nada. Pero le he ganado una batalla a los carroñeros. Se han dejado un reloj Tag Heuer debajo de unos papeles. Duermo. Cuatro horas seguidas. Más que en todo el viaje. Nos enteramos de la mentira del desembarco de los tres compañeros. Sólo los metieron en una zodiac, los desplazaron 800 metros y los escondieron en el barco. ¡Era un montaje!

Detrás de la celebración aún pienso en el compañero al que se le murió la mujer durante nuestro secuestro. Y en la niña de 12 años que vive en un barco secuestrado.

[La versión del patrón del Alakrana se confirma con una información del Ministerio ucraniano de Exteriores. El mismo siete de noviembre reveló que los piratas les comunicaron que la mujer enferma había recibido todos los medicamentos necesarios. Lo refrenda también la ONG Ecoterra: el Alakrana visitó al Ariana en esa fecha. ¿Qué hace una niña entre la peor escoria? ¿Por qué no se supo antes? Así vive: «No se nos permite movernos por el barco. Somos 24 personas en un camarote», explicó el capitán del Ariana. Su exigua dieta: «Dos kilos de arroz podrido para todos». Su bebida: «El agua que nos dan está roja. La intentamos filtrar con lana, algodón o como podemos», contaba Larisa. Crónica intentó contactar con los piratas para que cuenten su versión de las atrocidades en el Ariana y, a diferencia del Alakrana, donde hubo un diálogo fluido, no quisieron dar explicaciones. Todo indica que hay una niña entre asesinos y violadores. Una pequeña que poco importa a los que pagan y cobran los rescates].

Edición y transcripción de Martín Mucha.

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου

Welcome onboard! Αφήστε μας το μήνυμά σας και θα προσπαθήσουμε να σας απαντήσουμε το συντομότερο δυνατό. Εκτός αν αλλού αρμενίζουμε... Οπότε κουράγιο μέχρι να καταπλεύσουμε και πάλι στο λιμάνι...

ΔΩΣΤΕ ΛΥΣΗ ΣΤΟ ΠΡΟΒΛΗΜΑ ΤΩΝ ΔΟΚΙΜΩΝ!

ΟΙ ΣΠΟΥΔΑΣΤΕΣ ΚΑΙ ΟΙ ΣΠΟΥΔΑΣΤΡΙΕΣ ΤΩΝ ΑΕΝ ΑΠΑΙΤΟΥΝ:


ΤΕΡΜΑ ΠΙΑ ΣΤΟΝ ΕΜΠΑΙΓΜΟ!

ΔΟΥΛΕΙΑ ΓΙΑ ΟΛΟΥΣ ΤΩΡΑ!


ΣΥΝΤΟΝΙΣΤΙΚΗ ΕΠΙΤΡΟΠΗ ΑΓΩΝΑ ΑΕΝ

Η ώρα σε όλο τον κόσμο

Οικολογικό Περισκόπιο

10 ΙΟΥΛΙΟΥ 2010: ΤΡΙΑΝΤΑ ΧΡΟΝΙΑ ΕΛΛΗΝΙΔΕΣ ΚΑΠΕΤΑΝΙΣΣΕΣ ΑΠΟ ΔΗΜΟΣΙΑ ΣΧΟΛΗ



Ο ΟΡΚΟΣ


ΕΜΕΙΣ ΤΟΝ ΚΡΑΤΗΣΑΜΕ...


ΕΚΕΙΝΟΙ ΠΟΥ ΜΑΣ ΤΟΝ ΖΗΤΗΣΑΝ;


Στα μάτια σας, μας είπαν, βλέπουμε το μέλλον της Ναυτιλίας. (Υπουργός Εμπορικής Ναυτιλίας, κ. Φικιώρης)

Μα το δικό μας μέλλον αποδείχτηκε κόλαση.

Τώρα τα ίδια τάζουν στα νέα κορίτσια για να τα πείσουν να πάνε στις Ακαδημίες Εμπορικού Ναυτικού. Αυτές δε θα χρειαστεί να περιμένουν για να ανακαλύψουν την ίδια κόλαση της ανεργίας. Από το πρώτο εξάμηνο σπουδών, αναζητώντας καράβι για πρακτική άσκηση, βρίσκονται αντιμέτωπες με τις κλειστές πόρτες των εταιρειών. Δεκάδες νέες καπετάνισσες κινδυνεύουν να χάσουν το επόμενο εξάμηνο της σχολής γιατί ο Ιούλιος μπήκε και καράβι δε βρήκαν. Πολλές ακόμη αναγκάστηκαν ήδη να εγκαταλείψουν τις σπουδές τους για τον ίδιο λόγο. Μα κανενός υπευθύνου δεν ιδρώνει το αυτί.

Αντίθετα μας ζητούν να σκεφτούμε το κρουαζιερόπλοιο Ζενίθ και τα διαφυγόντα κέρδη για τον τουρισμό. Την ώρα που οι ναυτεργάτες, γυναίκες και άντρες, βρίσκονται στο απόλυτο ναδίρ. Και απαιτούν να μην απεργούμε, να μην αγωνιζόμαστε για το δίκιο μας. Είμαστε υποχρεωμένες να μην υπακούσουμε. Το δις εξαμαρτείν δεν αρμόζει ούτε στις γυναίκες. Και ειδικά σε καπετάνισσες.

Ορκιστήκαμε για καπετάνισσες. Όχι για νέες Ιφιγένειες. Και αυτόν τον όρκο θα τιμήσουμε. Καπετάνισσες στη θάλασσα και καπετάνισσες στη ζωή. Με το κεφάλι ψηλά απαιτούμε να τηρηθούν οι υποσχέσεις που μας δόθηκαν. Και να ληφθούν μέτρα ώστε να μη σβήσει ο θεσμός τριάντα χρόνων. Το μέλλον της ναυτιλίας ανήκει και σε μας. Όχι γιατί μας το έταξε ένας υπουργός μα γιατί έχουμε κι εμείς προσφέρει τον ιδρώτα μας για την ελληνική ναυτιλία.

Τώρα όμως με την άρση του καμποτάζ και τον αφανισμό των ελλήνων ναυτεργατών που θα σημάνει, το ΝΑΤ κινδυνεύει να χρεωκοπήσει. Πώς θα πληρωθούν οι συντάξεις σε όσους ναυτεργάτες τόσα χρόνια έδιναν τις εισφορές τους;

Γι' αυτό στον αγώνα κατά της άρσης του καμποτάζ είμαστε όλοι ενωμένοι. Άντρες και γυναίκες. Παλιές και νέες καπετάνισσες. Και είναι ο αγώνας αυτός αγώνας επιβίωσης.

Μη μας ζητάτε λοιπόν να σκεφτούμε το Ζενίθ. Γιατί αυτός που βρίσκεται στο ναδίρ δεν έχει πια τίποτε άλλο να χάσει αν αγωνιστεί. Εκτός από τις αλυσίδες του.

Βίρα λοιπόν τις άγκυρες! Κι ας σπάσουν και οι καδένες. Για το μέλλον που ονειρευτήκαμε και δικαιούμαστε μετά από τριάντα χρόνια να ζήσουμε. Την καταξίωση του θεσμού της ελληνίδας καπετάνισσας.

Έτσι τιμούμε εμείς την επέτειο των τριάντα χρόνων από την αποφοίτηση. Με αγώνες!

Εκεί, στον Πειραιά, στο λιμάνι. Που η ακηδία όλων μας ξεμπάρκαρε.

Είναι η ώρα να μας ξαναβρούν μπροστά τους. Και η ώρα να σταματήσουν να ξεγελάν κι άλλες αθώες κοπέλες με κούφιες υποσχέσεις. Η ώρα να βγει ο θεσμός από την κόλαση.

Τριάντα χρόνια μετά ξέρουμε καλά γιατί μας άνοιξαν την πόρτα της ναυτιλίας. Χωρίς καν να το ζητήσουμε εμείς. Τώρα νομίζουν πως έχουν το δικαίωμα να την ξανακλείσουν. Ωραία λοιπόν. Στις δικές τους κλειστές πόρτες απαντάμε με κλειστά λιμάνια. Δίκαιο δεν είναι;

Ή όλοι μαζί στο ζενίθ ή όλοι μαζί στο ναδίρ. Δεν μπορεί η μεν ελληνόκτητη ναυτιλία να είναι πρώτη στον κόσμο και να ανθοφορεί και οι έλληνες ναυτεργάτες να πετιούνται στον καιάδα. 85.000 έλληνες ναυτικοί το 1980, λιγότεροι από 20.000 σήμερα. Μιλάνε οι αριθμοί. Κόντρα στους αριθμούς για τα διαφυγόντα κέρδη από το Ζενίθ και το κάθε Ζενίθ. Και στο κάτω κάτω ΠΑΝΤΩΝ ΧΡΗΜΑΤΩΝ ΜΕΤΡΟΝ ΑΝΘΡΩΠΟΣ.

Απαιτούμε λοιπόν από την Πολιτεία να θέσει στο ζενίθ της τον άνθρωπο. Ζητάμε να πάρει πίσω την άρση του καμποτάζ και να θεσμοθετήσει μέτρα στήριξης τόσο των ελλήνων ναυτεργατών όσο και της γυναίκας ναυτεργάτριας.

Ζητάμε πολλά; Όχι! Ζητάμε μόνο να τιμήσουν τα τριάντα χρόνια που χωρίς καμία στήριξη καταφέραμε να κρατήσουμε ζωντανό το θεσμό της ελληνίδας καπετάνισσας. Και που παρά τις αντιξοότητες έχουμε σήμερα να καμαρώνουμε αρκετές συναδέλφισσες σε βαθμό υποπλοιάρχου αλλά και πρώτου πλοιάρχου.

Αποδείξαμε πως μπορούμε να σταθούμε ισάξια με τους άντρες συναδέλφους στις γέφυρες των πλοίων. Και δεν ανεχόμαστε άλλο πια ούτε διακρίσεις εξαιτίας του φύλου μας ούτε και άλλη εκμετάλλευση των γυναικών ναυτικών με στόχο να χτυπηθεί συνολικά το ναυτεργατικό κίνημα. Σας είπαμε, ξέρουμε γιατί μας ανοίξατε την πόρτα. Δε μας κάνατε χάρη.

Μας βάλατε στα καράβια για τον ίδιο λόγο που τώρα βάζετε τους αλλοδαπούς. Χωρίς να νοιάζεστε αν θα τα καταφέρουμε επαγγελματικά. Μας θέλατε το πολύ πολύ για ανθυποπλοιάρχους. Δεν περιμένατε πως θα καταφέρουμε κάτι καλύτερο. Επιδιώκατε να δημιουργήσετε ζευγάρια ναυτικών. Να μένουμε περισσότερο στο πλοίο, να δεχόμαστε μικρότερους μισθούς για να μας ναυτολογήσετε μαζί. Κι όταν τα σχέδιά σας βγήκαν όλα πλάνα, βιαστήκατε να μας κλείσετε την πόρτα. Προτιμώντας τους αλλοδαπούς.

Ε, σας λέμε ότι και αυτό το σχέδιο πλάνη θα βγει. Θα φροντίσουν οι ναυτεργάτες γι' αυτό. Κι εμείς θα σταθούμε δίπλα τους. Δίπλα στο ταξικό ναυτεργατικό κίνημα. Γιατί αυτό και μόνο μας στήριξε αταλάντευτα τριάντα τόσα χρόνια. Αν μη τι άλλο χρωστάμε τώρα να ανταποδώσουμε.

Γιατί αχάριστες οι ελληνίδες καπετάνισσες δεν είναι. Και το ξέρετε. Όπως αγαπήσαμε τα καράβια σας όταν μας δώσατε την ευκαιρία να εργαστούμε , και υπερβάλαμε εαυτούς για να σταθούμε αντάξιες, ίδια τώρα τιμούμε τα τριάντα χρόνια της παρουσίας μας υποστηρίζοντας ολόψυχα τον αγώνα των ναυτεργατών.

Στο κάτω κάτω δε μας αφήσατε άλλο δρόμο. Ο αγώνας των ναυτεργατών είναι η μόνη μας ελπίδα να μη σβήσει ο κλάδος μας. Και να μην πάνε στράφι τριάντα χρόνια προσπάθειας και θυσίας.